14 may. 2011

Carta de Jose Luís Sampedro

Queridos amigos:

Ante la imposibilidad de asistir a vuestra convocatoria, deseo con estas líneas manifestar mi adhesión a la iniciativa ¡Democracia real ya! Naturalmente interpretando la palabra “real” como adjetivo referido a realidad y no a realeza.

Hace unos meses me uní a Stéphan Hessel prologando su panfleto Indignaos. Era un llamamiento a no aceptar sin más la tiranía del poder financiero y el abandono de los valores que encarnaba nuestra civilización (Europa). Poco después, Rosa María Artal tomó el relevo y bajo el título Reacciona nos invitó a unos cuantos estudiosos a profundizar en las razones para actuar frente a la crisis económica, política y social del sistema.

Ahora es vuestro turno, mucho más importante. Me ilusiona ver que los receptores del mensaje, muy certeramente, habéis comprendido que no basta con indignarse, que es necesario convertir la indignación en resistencia y dar un paso más. El momento histórico impone la acción, la movilización, la protesta, la rebelión pacífica. El llamamiento a indignarse no debe quedarse en un best-seller fácilmente digerible por el sistema y así lo estáis demostrando con esta convocatoria.

Por eso me adhiero a vuestras reivindicaciones, hago mío el manifiesto, me solidarizo y deseo un clamoroso 15-M. Pero sobre todo, os animo a avanzar en la lucha hacia una vida más humana. Los medios oficiales no se van a volcar con vosotros y encontraréis muchos obstáculos en el camino, pero está en juego vuestro futuro. El 15 de mayo ha de ser algo más que un oasis en el desierto; ha de ser el inicio de una ardua lucha hasta lograr que, efectivamente, ni seamos ni nos tomen por “mercancía en manos de políticos y banqueros”. Digamos NO a la tiranía financiera y sus consecuencias devastadoras.

José Luis Sampedro

1 comentario:

  1. Creo que una sociedad que quiera mejorar, entendiendo por mejora que las personas que la componen se sientan mejor, tiene que aceptar que la felicidad es un sentimiento totalmente subjetivo y que al final todos tendremos que profundizar en nuestro recorrido personal sin buscar en nuestro entorno culpables. No obstante, es cierto que la desaparición de los políticos profesionales tendría muchos beneficios. Creo que una sociedad necesita técnicos, gestores, no lideres. Las ideas que fomentan; la izquierda, la derecha, el nacionalismo, el anti-nacionalismo..., solo sirven para dividirnos y enfrentarnos, alejándonos de nosotros mismos y de nuestra evolución como seres humanos, eso sí, creándonos la falsa sensación de que necesitamos lideres carismáticos que defiendan nuestras(sus) ideas. Si queremos unificar el mensaje, no hagamos a los demás, lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros, y ese eslogan nunca se lo oiremos a los profesionales de la política. Creo que no los necesitamos para nada. Con respecto a los bancos, lo ideal sería sacar todo el dinero que podamos tener, a ver entonces con que pagan los contratos blindados de sus lumbreras.

    ResponderEliminar