8 ago. 2011

CARGA POLICIAL EN MÁLAGA


Seis personas resultan heridas después de que la Policía cargase violentamente contra una concentración pacífica en Málaga.

La asamblea del 15-M mostraba su solidaridad con Sid Hamed Bouziane, un joven argelino -disidente político- retenido en el CIE para ser deportado
Desde Democracia real Ya! expresamos la más rotunda condena contra la violencia policial ejercida anoche -domingo 7 de agosto- en la Plaza Capuchinos de Málaga, frente al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la localidad.
Alrededor de un centenar de personas pertenecientes a la asamblea del Movimiento 15-M malagueño se concentraron a las puertas de este centro para celebrar una concentración en solidaridad con Sid Hamed Bouziane, un joven argelino de 28 años -disidente político pendiente de asilo- que está encerrado allí para ser deportado. Durante la celebración de dicha asamblea los agentes de la Policía Nacional cargaron contra las personas concentradas a las mismas puertas del CIE y las empujaron y golpearon hasta desplazarlas con violencia al otro lado de unas escaleras. Una reacción desmedida que sólo ha conseguido coartar las libertades de personas que simplente se encontraban ejerciendo su derecho a estar reunidas en la vía pública.

Bouziane es un activista político en su país. La policía militar lo detuvo hace tres años. Al salir de la cárcel tuvo que dejar su país y llegó a España en una patera, donde conoció a su pareja, Candela.
Hace unos días fue detenido y trasladado al CIE de Málaga por encontrarse en el país en una situación irregular. En este punto es necesario tener en cuenta que los CIEs no están considerados cárceles, por lo que carecen de una serie de obligaciones básicas como tener médico. El edificio actualmente se encuentra en un estado ruinoso en el que las personas retenidas -que están privadas de su libertad sin haber cometido ningún delito- no tienen ningún tipo de condiciones que garanticen el respeto a sus derechos humanos.
Resaltamos que si Bouzaine es repatriado a Argelía morirá, ya que entre las autoridades de aquel país está considerado un fugado. Además, durante el tiempo que permaneció detenido en su país, los militares intentaron que se convirtiese en un informador entre las filas de los rebeldes. Éstos por lo tanto lo consideran un traidor.

Se han buscado los mecanismos legales suficientes para pedir asilo político pero aún no ha llegado. Hoy a las 10.00 horas está previsto que el abogado que se encarga del caso se desplace al CIE de Capuchinos para recoger los partes médicos de los lesionados. Posteriormente, a las 12.00 horas y en el mismo lugar, se ofrecerá una rueda de prensa para informar de todo lo ocurrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario